Dicen que el sueño del hombre siempre ha sido volar y contemplar el mundo desde la nube más alta… y también dicen que el sueño del fotógrafo es viajar y conocer su país a través de la cámara.

Santiago Arau ha cumplido ambas fantasías. En su libro Territorios, editado por la Fundación BBVA, compila el trabajo que realizó a lo largo y ancho de México durante dos años, de la mano de su acompañante predilecto: su dron.

Presentamos un fragmento de su bitácora de viaje.

……

Más de 30 mil kilómetros recorridos por tierra para tomar más de 5 mil fotografías por todo México.

 

Estas son algunas de las carreteras por las que viajamos dentro de México.

 

Tres llantas ponchadas, varios atascos , tres multas, pero ningún accidente que lamentar.

 

No todas las fotos fueron tomadas con drones, también subimos a todo tipo de vehículos aéreos, como globos, aviones, avionetas y helicópteros.

 

Lo mejor del viaje sin duda fue conocer México, ¡pero mucho más todo lo que nos comimos!

 

También haber hecho nuevos amigos por todo el país.

 

Subimos a las montañas más altas. La temperatura más baja fue de -15°C en la cumbre del Iztaccíhuatl y las más alta de 48°C en Mexicali.

 

Decenas de amaneceres y atardeceres, siempre persiguiendo la luz.

 

Nadamos con tiburones en islas lejanas.

 

Nos asomamos al cráter de un volcán activo.

También entramos a lugares de más de 1km de profundidad.
Fueron cientos de días fuera de casa.
Pero el esfuerzo valió la pena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí