Entre pedradas y gases lacrimógenos, elementos de la Guardia Nacional y migrantes de la caravana de centroamericanos protagonizaron una riña ayer, cuando los extranjeros intentaron cruzar de forma masiva el río Suchiate, frontera entre México y Guatemala.

Antes, habían entregado una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador en la que solicitaban libre tránsito por el país. Ante la negativa de las autoridades migratorias, los más de 3 mil migrantes, en su mayoría hondureños, se dirigieron al afluente para alcanzar el lado mexicano.

Agentes de la Guardia contuvieron la acción e, incluso, algunos resultaron heridos por piedras. Los elementos repelieron las agresiones con gases lacrimógenos.

Cerca de 500 personas lograron evadir el operativo y cruzaron de manera irregular a México. Las autoridades confirmaron que cerca de 400 migrantes fueron trasladados a centros del Instituto Nacional de Migración y hoy fueron deportados 110.

El resto tomó caminos por la selva, por lo que ya se les busca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí