LAS VOCES DEL DESIERTO

Por Carolina Romero

E l sol ardiendo en la piel, la sensación del turbante en el rostro, el sabor del té con leche, los niños sonriendo, la inmensidad del desierto y las ansias de libertad. Es lo primero que pienso cuando recuerdo los días que pasamos en el Sahara Occidental.

La mirada de Asisa estática en el árido horizonte. A su alrededor, no hay nada más que casitas de adobe y tela rodeadas de vieja hojalata de autos que se ha convertido en los corrales de las cabras. Sus piecitos descalzos conocen la aspereza de la arena y el tacto de las piedras, que no le hacen daño alguno. Sus mejillas cuentan los estragos del ambiente, las historias de los vientos y las cegadoras tormentas de arena.

Asisa es una niña saharaui y aún no sabe que es refugiada. Todavía no conoce la lucha de su pueblo ni por qué la tierra inhóspita de un país vecino ha tenido que verla nacer. En sus venas corre la misma sangre guerrera que ha peleado sin descanso desde hace 43 años para liberar a su territorio de la ocupación marroquí… para dejar de ser la última colonia africana.

Recuerdo a Hasina preparando el té a todas horas. La imagino de 7 años, en 1975, cuando cayó la primera bomba. Apenas minutos antes, bailaba y festejaba el bautizo de su sobrino. Pero, de un momento a otro, el ambiente se llenó del ensordecedor ruido de los aviones militares que cruzaban el cielo mientras dejaban caer cientos de bombas de napalm, de fragmentación y de fósforo blanco.

Para continuar leyendo, adquiere la revista Cuartoscuro 149, a la venta en Librerías Educal, Sanborns y en el kiosko digital Nubleer.

¡Suscríbete a la revista Cuartoscuro y recibe cada ejemplar en la puerta de tu casa!

Be Sociable, Share!

PUBLICADO

18 abril 2018

 
Comentarios
No hay comentarios en “LAS VOCES DEL DESIERTO”


 
Cuartoscuro.com.mx - 2016
CONTÁCTANOS / AVISO DE PRIVACIDAD
Cuartoscuro