UN PROYECTO 32 AÑOS DESPUÉS

MÉXICO D.F.M 29FEBRERO1984.- Presentación del periódico La jornada en el Hotel de México. FOTO: PEDRO VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM

MÉXICO D.F.M 29FEBRERO1984.- Presentación del periódico La jornada en el Hotel de México. FOTO: PEDRO VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy, 29 de febrero, hace 32 años en el hotel de México Pedro Valtierra entregó a Carlos Payán la propuesta para lo que sería el departamento de fotografía de La Jornada.

El periódico La jornada se fundó el 19 de septiembre de 1984, desde antes Pedro Valtierra trabajó en un proyecto fotográfico para el nuevo rotativo.
Es así que en más de tres décadas, La Jornada ha creado un archivo fotográfico dividido en tres bloques: de 1984 a 2000, integrado por 6 millones de negativos en blanco y negro; el de positivos, clasificados en 7 mil temas, y el respaldo digital, que de 2001 a 2009 contiene 16 millones de imágenes clasificadas por día o por órdenes de trabajo. Acervo que se incrementa cotidianamente.
Aquí te dejamos la propuesta completa.

Proyecto de fotografía para La Jornada De Pedro Valtierra

Fechado el 29 de febrero de 1984, presenté el proyecto de Fotografía para el periódico La Jornada, el que ahora comparto en el intento de reivindicar muchos de los criterios que dignificaron la labor del fotoperiodista.

Con el proyecto de La Jornada se abren grandes posibilidades para el desarrollo y la práctica de un periodismo inspirado en las mejores causas de la sociedad mexicana y también de otros pueblos de América Latina. Tenemos frente a nosotros la tarea y responsabilidad de cumplir con la demanda de la sociedad de un periodismo pensado en sus necesidades y, por supuesto, que sea también un negocio que permita desarrollar otros proyectos que nos hagan un periódico verdaderamente independiente.

La producción fotográfica deberá ser planeada para aprovechar los recursos técnicos y humanos con que cuenta este proyecto, que busca que la imagen de prensa no sea tratada como lo ha sido en otros medios, con excepción de unomásuno, en los últimos años. Es de todos conocido que la imagen periodística es relegada dentro de la información diaria.

Con este proyecto de La Jornada quienes nos dedicamos a la producción de imágenes, tenemos la responsabilidad de dar un testimonio crítico de la vida política, económica, cultural y social de este México y aquellos lugares del mundo en donde estemos.

Señor Carlos Payán, es de gran importancia para el periódico que pronto saldrá a luz que el Departamento de Fotografía deje de ser considerado como simple generador de imágenes. Le sugiero que juntos, los subdirectores, Carmen Lira Saade, Miguel Angel Granados Chapa, Héctor Aguilar Camín y Humberto Mussachio, así como con el resto de los directivos de La Jornada, hagamos un esfuerzo para que nos consideren como parte importante en la generación de la información cotidiana, pues el área de foto es parte indispensable que contribuye en la hechura diaria del periódico, aportando un alto porcentaje de su contenido. El objetivo es dar una mayor integración a la información en la dinámica cotidiana.

El fotógrafo es un periodista. La cantidad de eventos que cubre al día, lo llevan a estar inmerso en la vida política, cultural, deportiva y social de nuestro país. Por lo que es conveniente que estos conocimientos de la realidad nacional le permitan desarrollar un trabajo fotográfico de más trascendencia y responder a los intereses periodísticos que La Jornada tiene para México.

Es conveniente que el fotógrafo participe en la medida de las posibilidades en la deliberación de las Juntas de Evaluación para que desde ahí se exponga el material que nuestro departamento producirá.

También debemos participar en la planeación de reportajes, entrevistas y noticias. De tal manera que junto con el reportero se tenga un mejor conocimiento de lo que se va a realizar, en pro de la calidad periodística.

Hasta ahora pocos son los diarios y revistas que han puesto atención en el Departamento de Fotografía. A partir de la experiencia de 10 años de trabajo, primero en El Sol de México y luego en el unomásuno, sé que la falta de planeación y organización es una constante.

El periodismo que vamos a hacer en La Jornada debe considerar la importancia de la planeación para reportajes y entrevistas; aquí la coordinación entre la Redacción y Fotografía siempre será necesaria.

Muchos medios, no solamente de México, sino de otras partes del mundo, tienen en el más absoluto abandono las áreas de Fotografía. Es inquietante que no se aprovechan los recursos humanos que se tienen, y ocurren casos tan graves que son muestra de la ignorancia del valor de la Fotografía; por ejemplo, el periódico El Novedades por instrucciones de un gerente administrativo, que a los pocos días de haber llegado a trabajar, decidió que “por problemas de espacio” se tirara a la basura o se quemara una parte de los sobres con fotos y negativos que estaban en el archivo; miles de negativos y fotos se perdieron; se perdió una parte importante de nuestra historia. No queremos que este fenómeno ocurra en La Jornada ni en ningún otro medio, por respeto a la Fotografía y a su inmenso valor.

Por ello, le propongo, revalorar nuestra actividad y la producción de Fotografía dentro de la estructura del periódico; darnos un trato diferente que nos permita mayor influencia en la decisión para publicar tales o cuales fotos, y también para ubicación y tamaño de las mismas; por supuesto, sin detrimento de la autoridad de nuestros jefes inmediatos, además de tener el control del archivo para salvaguarda del mismo.

Otro caso es que los negativos se “archivan” y las fotos ya no tienen más uso que el de la publicación que fue, luego se quedan guardadas y nadie las usa ni les saca provecho después; hay quienes piensan que “la foto vale solo el día que se publica y después no tiene ningún valor”, por esta forma de pensar se han perdido miles de buenas fotos. Mi propuesta es darle a la foto más utilidad; después de que se publicó en las páginas del periódico o, incluso, aunque no se haya publicado, puede cobrar vida en suplementos, libros, galerías, museos y otros espacios, así como todas aquellas formas que convengan al fotógrafo y al periódico para publicarlas.

La imagen es para verse, no está limitada al periódico únicamente, tiene vida propia. Con esta política gana el periódico, gana la Fotografía, ganan los lectores y gana el fotógrafo, porque deja de ser anónimo.

Estamos comunicando y es válido usar todos los medios a nuestro alcance; no se debe permitir que los negativos de La Jornada sigan el mismo camino que los de otros medios; la muerte premeditada, por eso le propongo el asesoramiento para la conservación de los negativos y fotos de la Fototeca de Pachuca, con quienes hay buenas relaciones y conocen bien las características que debe tener un archivo histórico.

Hay ejemplos en otros países del primer mundo donde las áreas de Foto tienen una relación y trato diferente con los directivos; lo que se ve en una mejor producción y publicación. Un periódico será mejor (para los lectores y fotógrafos) si tiene directores que disfruten el periodismo y la imagen, si gozan y disfrutan los trabajos de la calle y valoran nuestro esfuerzo por registrar con dignidad y respeto la vida política, social, cultura y deportiva.

El éxito de la Fotografía va a depender del esfuerzo de la persona que la toma y de la forma y espacio de su publicación; un buen fotógrafo requiere de un buen director y un buen editor que hagan ver el trabajo realizado. La actitud de un director se refleja en las páginas del medio.

LAS PROPUESTAS:

EDITOR GRAFICO

Para un mejor aprovechamiento de las imágenes, los grandes periódicos y revistas del primer mundo cuentan con la presencia de uno o varios editores gráficos, cuyo trabajo principal es participar en la edición y formación del diario en lo que se refiere a la imagen. Junto con el fotógrafo participa en la selección de las fotos observando los negativos, asiste a las juntas de evaluación, sugiere y defiende las mejores fotos, propone las tamaños y junto con el director, analiza las fotos que habrán de publicarse. Cuida que no sean mutiladas (sí editadas), práctica cotidiana en los periódicos y revistas. Busca también que se respete el encuadre y composición que el fotorreportero, dependiendo de su experiencia y capacidad, le ha dado desde la toma a la foto, respetando, en la medida de lo posible, criterios de la dirección, (que son en los que el Editor Gráfico debe influir). El editor deberá buscar siempre, junto con el diseñador y formador de páginas, que las fotografías tengan una ubicación idónea para que capturen el interés del lector.

Como lo muestran los años, las fotografías son contenedores de información de alto impacto que seducen a los potenciales compradores de periódicos; recordemos aquellas imágenes que ya son parte de la memoria colectiva (Vietnam, Nicaragua, la muerte de Bill Stuart, entre otras),   y que son consecuencia de la creación de la figura del Editor Gráfico, que permite una mejor relación y comunicación con las secciones. Un Editor Gráfico también permite a largo plazo un mejor aprovechamiento de los recursos materiales y humanos.

El ARCHIVO

Esta es una de las partes más importantes del periódico, ya que ahí se concentra parte de la historia visual de un país (o de varios). Ahí esta la historia que se va generando día a día. Son fotografías que servirán como documentos para generaciones. Como lo son hoy las fotos de Agustín Víctor Casasola albergadas en la Fototeca de Pachuca, Hidalgo; las de los Hermanos Mayo, en el Archivo General de la Nación; las del Gordo Díaz, entre otros personajes del periodismo mexicano.

Quienes estarán en La Jornada como reporteros gráficos forman parte de una generación que considera que los negativos deben conservarse en excelentes condiciones para que se que duren muchos años. El Archivo estará conformado de dos maneras, una de negativos y otra de fotografías y se clasificará usando un método moderno a partir de la experiencia de los acervos de los Hermanos Mayo y los Casasola (Por cierto ya establecimos contacto con el Lic. Eleazar Zamora López para que nos asesore). Se requiere para empezar, hasta mejorar económicamente, de dos personas para atender el archivo.

DERECHOS DE AUTOR

Aunque los negativos sean propiedad de La Jornada, el derecho de autor corresponde única y exclusivamente al creador de la fotografía. Los negativos estarán siempre en el archivo del diario, salvo acuerdos establecidos con la Dirección. Cuando el fotógrafo los necesite para exposición, audiovisual, y otro uso imprimirá las fotografías que él considere convenientes, incluso fuera de las instalaciones del periódico, y al concluir deberá regresar los negativos al archivo.

Existe la posibilidad de que los negativos estén bajo la custodia del autor, siempre y cuando, garantice un mejor cuidado para su conservación. Cuando una fotografía sea vendida el costo de ésta se dividirá en dos partes, 40 por ciento para el fotógrafo y el resto para el periódico. El fotorreportero depositará día a día los negativos en el archivo para su clasificación.

SUPLEMENTO DE FOTOGRAFÍA

Con el fin de hacer un mejor uso del material fotográfico que no se publica con la información del día, por cuestiones de espacio, es necesario que el Departamento de Fotografía tenga un suplemento mensual, bimensual o al menos cada semestral para desplegar las buenas fotos de noticias o reportajes a sugerencia de los mismos fotorreporteros. El departamento colaborará con el área de publicidad para vender una o dos paginas, como se hizo en el suplemento editado en el unomásuno por Martha Zarak y un servidor Cámarauno.

En el unomásuno fue importante que los fotógrafos consiguiéramos publicidad; eso lo hizo Martha Zarak con amigos, este mismo proceso nos permitiría hacer autofinanciable el suplemento. Pensamos que hace falta un espacio que permita aprovechar la buena calidad de las fotografías, que seguro estoy, se producirán en La Jornada. Además de que tenemos en México ejemplos de publicaciones fotográficas con éxito, como la revista Rotofoto, editada por José Pages Llergo en 1941 y Ojo que dirigió Héctor García en 1956, ambas independientes y que demuestran la existencia de una cultura para la comercialización de las imágenes periodísticas en México; es decir, la foto vende.

Además el público mexicano esta cada vez más deseoso de ver fotografías cotidianas y no solamente aquello que publican los libros de arte. Creo que hay una cultura y gusto por la fotografía de prensa. En eso tenemos que basar nuestro trabajo.

ANUARIO

También sería importante para el periódico, que esperamos pronto estará circulando, se realice la publicación de un libro anuario con las mejores fotos, quizá con unas 60 o 70 fotos impresas en duotono, un tiraje de 2 mil ejemplares, en la imprenta Madero, que como usted sabe señor Payán, es la mejor en este momento en materia de impresión de fotos y libros de arte.

Este anuario se puede regalar a los accionistas del periódico, amigos y aquellos personajes que se considere conveniente para ampliar nuestras relaciones públicas.

Seremos uno de los primeros medios en imprimir un anuario como se hace en los Estados Unidos y Europa. Pienso que le dará un buen reconocimiento y prestigio al periódico.

(Va aquí la última parte del proyecto de Fotografía para el periódico La Jornada, elaborado por Pedro Valtierra y fechado el 29 de febrero de 1984; va dirigido al director de entonces Carlos Payán Velver :. En los dos números anteriores planteó los lineamientos generales y algunos de los principios que dieron vida al departamento de Fotografía. Van aquí otros de los criterios a considerar como parte de un proyecto complementario para la dignificación y buen desempeño de un departamento de Fotografía.)

EXPOSICIONES

Pueden realizarse cada año, procurando presentarla el día del aniversario del periódico. El objeto de estas exposiciones es difundir el material y generar oportunidades para captar publicidad, darle sentido y utilidad a la fotografía, que no quede nada más en las páginas, que las personas las vean directamente. Se propone un un tamaño de 11×14 pulgadas, montadas en cartulina 40×50. No significa un gasto mayor, si bien es cierto que no se tiene el dinero, debemos procurar conseguirlo de otras formas. (Propongamos a Nikon pagar la impresión de las fotos, como lo hace en Estados Unidos o Europa). Si el archivo y el laboratorio funcionan como se lo he planteado, las fotos se imprimirían con mucha anticipación. También se realizarían conferencias y mesas redondas sobre la fotografía de prensa en México e, incluso, podemos invitar a Nacho López, Héctor García, Alicia Ahumada, Pedro Meyer, Graciela Iturbide, David Mawad, Mariana Yampolsky, Víctor León Diez; quienes tienen experiencia, quizá no tanto de prensa pero poco a poco iremos avanzando.

LIBERTAD EN EL TRABAJO

El fotógrafo requiere de mucha iniciativa y y de apoyo para desarrollar y canalizar su ímpetu de registro de la vida en la calle, las fiestas, las celebraciones, las misas, el Mercado, en general de todo aquello que resulte visualmente atractivo. Por eso, requiere libertad (se sobre entiende que después de cumplir sus órdenes de trabajo) para presentar imágenes que haya tomado durante su recorrido extra por las calles. Esto permitirá fomentar en el fotógrafo su interés en la producción y, sobre todo, si se publica, tendremos a más fotógrafos entusiasmados en la calle. Es importante señalar que la libertad en este caso queda supeditada a las normas de calidad en la información fotográfica, no para que el fotógrafo de prensa se considere un artista y de pronto se confunda con lo que es su labor periodística.

NECESIDADES DEL DEPARTAMENTO

Se requieren cámaras con lentes, flash, suficiente película y un buen laboratorio, al que, por cierto, sugiero se incorpore Ruben Pax, quien es un excelente técnico y maestro de varias generaciones. Esto con la finalidad de mejorar nuestro proceso de revelado y de archivo, para que los negativos puedan durar muchos años. Nos falta el espacio libre de agentes contaminantes y una buena temperatura y ya estamos del otro lado. Esto tenemos que verlo con calma y una vez que ya estemos en las oficinas.

EL ESPACIO PARA LA FOTOGRAFÍA

Le solicito que el espacio del periódico que se dedique a la fotografía sea el 40 por ciento de la parte editorial. Publicar las fotos en interiores en todas las secciones a buen tamaño, o sea, visibles, para que los lectores no deban recurrir a una lupa, como pasa con muchos periódicos que publican muchas fotos pero muy chiquitas. Creo que la presencia de Vicente Rojo en el diseño del periódico nos dará una gran ventaja a los fotógrafos, ya que Rojo distingue lo visual. Claro que también la caricartura se verá beneficiada altamente.

En la portada se debe publicar, de preferencia todos los días, una gran foto, aunque no sea de políticos, puede ser de la historia de las personas en la calle, que casi nadie ve, salvo cuando se accidentan; pero generalmente no son vistas como sujetos sino como objetos, como masa nada más. Ahora es el momento de recuperar la dignidad de las personas, de las ciudades y del campo, y en otros muchos lugares. En lugar de políticos mejor una foto de vida cotidiana, dar continuidad a lo que ha realizado durante muchos años el periódico El Novedades, El Sol de México, incluso, La Prensa y, por supuesto, el que más lo impulsó en los últimos años, el unomásuno. Es una buena oportunidad para los fotógrafos y la foto en este medio.

Finalmente, señor Payán, espero que estas sugerencias funcionen para que el departamento de Fotografía, del que soy responsable, tenga una buena producción fotográfica, creo que ganaremos los fotógrafos pero también el periódico. Nuestro país, por desfortuna tiene una población que no lee; por ello la imagen tiene grandes posibilidades de captar el interés del publico…

Pedro Valtierra

Be Sociable, Share!

PUBLICADO

29 febrero 2016

 
Comentarios
2 Comentarios en “UN PROYECTO 32 AÑOS DESPUÉS”
  1. Guillermo Dijo:

    Felicidades Pedro una trayectoria llena de luz imágenes y éxito , abre camino para muchos que hoy estamos apasionados por la fotografía.

  2. Alejo Infante Dijo:

    Un visionario el señor Pedro. Tenía mucha razón en sus palabras, la prueba está en las distintas portadas de La Jornada donde la fotografía es la protagonista.

    Lo mejor de su propuesta es registrar y conservar las cotidianeidad que construye la historia de este país y nos sirve para no olvidar.

    30 años despues, su peticion de imprimir fotos de 11×14 para las exposiciones anuales es pequeña cuando vemos las fotos en gran formato en las rejas de Chapultepec.

    Un señor visionario.




 
Cuartoscuro.com.mx - 2016
CONTÁCTANOS / AVISO DE PRIVACIDAD
Cuartoscuro